CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
MOMENTOS
Dos momentos al día, detén tus pasos

Si te proponen algo nuevo, ¿tienes tiempo? Si te sorprende algo nuevo, ¿puedes acogerlo? Si hay una llamada distinta, en lo cotidiano, ¿a dónde te llevará? ¿A un lugar agitado, a un mundo intranquilo? ¿A un lugar desolado y sin aliento, donde desaparecer?

Dos momentos al día, detén tus pasos. Deja de caminar, deja de hacer, deja de preocuparte.

Porque tú eres el señor de tu vida, y no tu horario y ocupaciones. Es un aprendizaje largo, que hay que hacer y que es necesario plantearse bien. Detén tus pasos. Cuestiona tu vida. Pregúntate. Inquiétate. Sin rayarte, pero con claridad. ¿Qué estoy haciendo? ¿A qué me conduce esto? ¿Es lo que Dios quiere de mí?

Descubrirás, paso a paso, día a día, tu propia grandeza. Aprenderás a encontrar el "momento" particular del día, de la semana en el que se muestra tu vocación, porque estás especialmente tocado para eso, estás especialmente feliz en ese momento. Ser fiel a lo que uno siente, sin dejarse llevar por los sentimientos, es también construir el Reino. El Señor que esperamos, trasluce su vida en nuestro corazón. El Reino por el que luchamos y queremos contruir, siempre empieza por uno mismo. Y en el diálogo con nuestro día a día, que es el diálogo con el mundo, en lo sencillo y cotidiano, aparece el resplandor del Espíritu en los movimientos de nuestro corazón.

"El Espíritu os lo contará todo"

para no quedarse en palabras

Normalmente, por la mañana hacemos unas cosas, y por la tarde otras diferentes. Detén tus pasos al terminar las primeras, pero también al terminar las segundas. Y en un minuto, tampoco mucho más, intenta reconocer cómo has vivido, por dónde te has movido, con quiénes te has encontrado y qué quiere el Señor de ti.

Comentarios
Serás tú?

Sin comentario todavía

La vida es para vivirla, y es encarnando nuestros sueños, haciéndolos realidad donde descubrimos a Dios. Es en la realidad donde lo encontramos y nos dejamos encontrar. Es en la acción, y por eso nuestra pequeña sección de tareas vocacionales.