CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
MOMENTOS
La página de inicio

 

Te conectas a Internet y aparece una imagen de lo que tú eres. Quizá tu página favorita, quizá tu página personal. Las estadísticas muestran sin embargo que, en nuestras sociedades modernas, la utilidad se impone. Creemos que no tenemos tiempo, así que vamos corriendo incluso por la red. Click, click, click... Un click menos. Y se crea una moda: clickear superficialmente.

¿En qué nos convertimos entonces? Es fácil darse cuenta de que, una acción bien sencilla, pero para el día a día, es convertir la página de inicio de nuestro explorador en algo significativo para nosotros.

Es así de simple: lo que tenemos a nuestro cargo, las cosas que nos rodean, se transforman en "lo que llevamos dentro"; sacamos de nosotros lo que nos importa, nuestros criterios, nuestras prioridades, nuestro don y nuestra debilidad. ¿Qué favorecemos con nuestra página de inicio? ¿El tiempo, la utilidad? ¿El sentido, mis valores, mi vocación? ¿Lo que me hace ir corriendo, o aquello que me detiene en la borágine y me ofrece el recuerdo de quién soy y quién estoy llamado a ser?

Siendo tan sencillo y cotidiano, quizá sea la mejor manera de darnos cuenta de que nada de lo que nos rodea es indiferente ni puede serlo. Y cuanto más pequeño y cotidiano, cuanto más rutinario y vulgar parezca, cuanto más común, más normal... mayor debería ser nuestra dedicación y esfuerzo, para que no pierda su verdadero sentido, para no convertirlo en "algo más que toca hoy como ayer, u hoy como mañana". Cuanto más pequeño, más importancia ltiene y más refleja quién soy, quién quiero ser, en qué creo realmente.

Quien busca su vocación, quien busca la vida, quien busca la felicidad, no puede olvidar esas pequenas cosas. O estará perdiendo el tiempo mirando a un cielo que no hablará. Quien ha encontrado su vocación, quien la intuye, quien está inquieto... está llamado, antes que a otras cosas, a saber dónde pone los pies, cuáles son siempre sus primeros pasos, y dar gracias a Dios porque, en lo cotidiano, está presente sin cansarse. Son detalles tan mínimos como este.

"El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa." (Taize-Chants)

para no quedarse en palabras

Todo lo que empieza, tiene que comenzar de buena manera. Quizá no le des mucha importancia, pero sí la tiene. Quien se acostumbra a algo, coge el hábito casi sin querer. Si has convertido tu página de inicio en "algo útil" así verás también la vida. Si transformas, de manera sencilla, tu ordenador en algo que refleje lo que quieres de la vida, de tu vocación y de lo que Dios te pide en el día a día, sin duda alguna será más fácil encontrarlo.

Comentarios
Ester (España)

Que sepas que estoy leyendo lo de inquietudes y me está encantando. La verdad es que ahora mismo me está ayudando un montón. Gracias a tí que me descubriste la página.

La vida es para vivirla, y es encarnando nuestros sueños, haciéndolos realidad donde descubrimos a Dios. Es en la realidad donde lo encontramos y nos dejamos encontrar. Es en la acción, y por eso nuestra pequeña sección de tareas vocacionales.