CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
MOMENTOS
Esto va de señales, pero de vida...

Vas por la calle y ves una tras otra. Sin duda unas con más acierto que otras. En la ciudad en la que vivo existe un cruce de dos vías, y han puesto en una un STOP y en otra un CEDA EL PASO. Lo arriesgado es que uno no ve lo que tiene el otro coche. Si la conoces, sabes lo que va a pasar, pero siempre queda la duda de si el otro arrancará, o piensa lo mismo que yo y va lanzado... Total, que en cualquier caso, lo normal es que los dos coches se queden mirando un rato, hasta que uno le hace una señal a otro. Y ya tenemos dos señales.

Pero hay otro tipo de señales, aquellas que enviamos a los demás diciéndoles quiénes somos. Nos identifican en las cosas fundamentales, atraen a quienes las miran para decirles qué es fundamental para nosotros. Son señales que van escritas en nuestra ropa, que nuestra forma de ser, en las cosas que hacemos y a las que dedicamos el tiempo. Son señales de vida. Y también están vivas. No es sólo que los demás piensan de nosotros, sino lo que queremos decirle al mundo. ¿Que somos uno más? ¿Qué llevamos algo especial con nosotros?

Los cristianos deberíamos tener más cuidado con las señales que mandamos a los demás, que son muchas veces contradictorias. Quizá llevamos una cruz, y hacemos otras cosas. No tener cuidado no sólo confunde a los demás, sino que también termina por confundirnos a nosotros mismos, que nos miramos y no acertamos a decir quiénes somos y dónde hemos puesto a Dios en nuestra vida.

Encontrar a Dios en la vida cotidiana también es, en muchos casos, tener cuidado y situarnos a nosotros estratégicamente, no dejar que nos rodeen las cosas que no son suyas, o aquello a lo que no podemos enfrentarnos como cristianos.

"Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo"

para no quedarse en palabras

¿Con qué te identifica la gente que está a tu alrededor? ¿En qué se nota lo que eres y quieres ser? ¿Dónde llevas tu cruz? ¿Escondida o visible? ¿Te ayuda a vivir de otra manera, a sentir que Dios está siempre cerca y te ama, a buscar su voluntad?

Si alguien te visita, ¿sabe que eres cristiano? ¿Qué te identificaría como cristiano?

Comentarios
Serás tú?

Sin comentario todavía

La vida es para vivirla, y es encarnando nuestros sueños, haciéndolos realidad donde descubrimos a Dios. Es en la realidad donde lo encontramos y nos dejamos encontrar. Es en la acción, y por eso nuestra pequeña sección de tareas vocacionales.