CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
MOMENTOS
Ver más allá de lo que se ve

Una de las grandes frases, que todos recordaremos, de "El Principito" de Saint-Exupéry nos invita a tener en cuenta que lo más grande está escondido y sólo se ve con el corazón. Pero no es la única frase en la historia, ni siquiera la primera de las grandes experiencias de este "mirar más allá". Ni es el primero de los hombres, ni tampoco será el último. Todos continuamente miramos más allá de lo que simplemente se ve. Lo maravilloso es que, toda esa gran multitud de personas, también tiene la oportunidad de mirar "con su propio corazón".

Porque no se trata de mirar más allá simplemente, sino desde donde se mira. ¿Qué buscamos al mirar algo más? ¿Cuál es nuestra intención? ¿En qué nos detenemos? ¿En qué momento comenzamos a darnos cuenta de que, todo cuanto se ve, no es lo único que tenemos delante? ¿Qué nos maravilla e invita a continuar mirando?

Estamos invitados continuamente a mirar más allá. Piénsalo bien. Cada vez que mirando a alguien triste o alegre te das cuenta de que algo le ha sucedido, cada vez que entras en tu casa y viendo a "una persona" reconoces que es una persona a la que quieres y quieres seguir queriendo, cada vez que te planteas que un momento de trabajo es una oportunidad para servir a otra persona, y así multitud de momentos... todos esas oportunidades y circunstancias de la historia se convierten en "algo más" de lo que simplemente se ve.

Si esto es así, ¿qué mostrarle al mundo?

"Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo"

para no quedarse en palabras

Preocúpate, durante esta semana, de lo que otros ven en ti. No de las apariencias, sino del corazón. Reiteradas veces, dicho de múltiples maneras, las personas que tienes cerca no se quedan en "lo que tú muestras o quieres mostrar". Continuamente ellos miran más allá, se fijan en actitudes, en detalles, en tu ritmo de vida, en tus preocupaciones, en lo que expresas... y más aún. Todo esto, que a ti te resulta familiar, para muchos también lo es.

Preocúpate, insistimos, de aquello que los demás pueden ver cuando alzan su mirada más allá.

Comentarios
Serás tú?

Sin comentario todavía

La vida es para vivirla, y es encarnando nuestros sueños, haciéndolos realidad donde descubrimos a Dios. Es en la realidad donde lo encontramos y nos dejamos encontrar. Es en la acción, y por eso nuestra pequeña sección de tareas vocacionales.