CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
MOMENTOS
Celebrar la fiesta de Calasanz

El día de verdad es el 25 de agosto, aunque en los colegios la fecha que todos conocen es la del 27 de noviembre. Todos los escolapios estamos ya en nuestra comunidad para ese día, y comenzamos así, celebrando y con fiesta, el nuevo curso.

Pero también desde hace dos años hemos abierto las puertas para que todos puedan acercarse y compartir esta experiencia.

Vivimos la unidad y que merece la pena hacer fiesta por algo tan grande. Los que nos juntamos nos sentimos unidos por este gran santo y su obra. Y es lo que nos hace vivir de otra manera. Creo que muchos, si no fuera por esta historia que hemos compartido, no seríamos ni tan amigos, ni nos llamaríamos hermanos. Con nuestras diferencias, con nuestras preocupaciones e intereses, descubrimos que estamos unidos, que participamos de lo mismo, que hemos descubierto que en el hogar de Calasanz podemos vivir y esto nos hace mejores.

Hacer una fiesta por Calasanz es como sentirse invitado a su cumpleaños, nos recuerda que un año más sigue presente entre nosotros. Es nuestra seña de identidad, la persona que nos une en el colegio, de quien hemos aprendido paciencia y amor hacia los niños.

para no quedarse en palabras

Cuando te inviten a una fiesta así, no lo dudes: "¡Ven!" Son experiencias como estas las que alimentan el mismo sentimiento, donde se descubre a otras personas con las que nunca habías hablado, las que van marcando tu vida y señalan hitos importantes.

No pierdas la oportunidad, que es tu oportunidad y también la de otros. Porque seguro que te quieren conocer. Son muchos los que pueden decir que en un momento de estos, de forma gratuita y alrededor de unas "patatas fritas" se han puesto a hablar de cosas importantes y han descubierto un amigo para toda la vida.

Esta es nuestra vida de escolapios. Te presentamos esos momentos en los que se ha hecho realidad aquello de lo que hablamos: su presencia, nuestro servicio, nuestra libertad y vocación.