CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
Sacerdocio
Testimonio
RELATOS
Ungidos...
Amaos, como yo os he amado
PREGUNTAS
¿Lavarme tú a mí los pies?
¿Seré yo?
ACCIONES
Celebrar la Eucaristía
Agradecer este don y compañía
Que te reconozcan
MOMENTOS
El día de mi ordenación
Gracias, Señor, por mi sacerdocio

Gracias Senor porque mi sacerdocio y el de mis hermanos ha sido capaz de testimoniar ese servicio de amor concretado en la educación, en ensenar cosas sencillas a ninos y jóvenes, abriendo así sus ojos al mundo que les rodea, a sí mismos en un interno conocimiento, y al Padre, como Tú mismo hiciste al ensenarnos.

Sacerdocio concretado también en la evangelización de los ninos y jóvenes, en tantas catequesis dadas, en tantas horas con grupos, en clase, en la calle, o en medio de la naturaleza en algún campamento de verano.

Pero sobre todo, la celebración con ellos, de dos sacramentos principalmente, el Sacramento de la Eucaristía y el Sacramento del Perdón que tanto curan y lavan el alma por dentro...

 

para no quedarse en palabras
Si tienes un sacerdote cerca, te invitamos a que hagas una oración por él. Seguro que él ha rezado por ti muchas veces. Quizá aunque tú no lo sepas, algún día él te vio, se fijó en ti y se preguntó qué te ocurría. Seguro que él ha rezado más de una vez por ti. ¿Por qué no orar tú por él? Agradécele al Señor su vocación y pídele para que haya más personas como él, que con sus cosas, intenta entregar su vida y ser para los demás alguien que les recuerde el Evangelio y a Jesucristo.
Esta es nuestra vida de escolapios. Te presentamos esos momentos en los que se ha hecho realidad aquello de lo que hablamos: su presencia, nuestro servicio, nuestra libertad y vocación.