CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
MOMENTOS
Acompañar el grupo de discernimiento

Ese año en Alcalá teníamos del grupos de discernimiento que acompañar. Uno era en nuestro colegio, y otro una pequeña comunidad vinculada a las Escolapias, de los cuales casi no conocía nada.

Lo que a mí me gustaba era la idea de estar con la gente de mi colegio, pero hablando con otro escolapio, vimos que quizá era mejor que los dos llevásemos "el otro".

Se convirtió por tanto en una tarea comunitaria. Por entonces vivía en casa otro escolapio joven. Y juntos nos encargamos de aquello. Todos los jueves por la noche nos encontrábamos con ellos. Durante dos años.

Fue sorprendente. Algo que en principio no me apetecía, pasó a ser un momento fundamental de la semana, para compartir la fe, para celebrar, para orar, para interrogarme. Preparar los temas, superar inquietudes, comenzar a acompañar aquellos jóvenes, conocer sus aspiraciones y deseos, alumbrar su vocación.

Para mí, un regalo de Dios. Si me hubiera guiado por "lo que yo quería" esta oportunidad hubiera pasado. ¡Qué bien hace Dios las cosas! ¡Gracias, Señor, por estos hermanos y esta tarea tan hermosa!

para no quedarse en palabras

Personalmente me di cuenta bastante después del día que tomé la decisión de dejarme conducir y acoger lo que otros veían. ¿Por qué no recuerdas hoy uno de esos momentos en los que te tocó ceder y estar disponible? Recuerda qué querías hacer y lo que Dios te puso delante. ¿Soñabas en algún momento algo tan grande como lo que tienes ahora? ¡No es mi caso! Fue la mejor posibilidad, ahora lo comprendo y doy gracias.

Esta es nuestra vida de escolapios. Te presentamos esos momentos en los que se ha hecho realidad aquello de lo que hablamos: su presencia, nuestro servicio, nuestra libertad y vocación.