CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
Escuela
Aprender
Testimonio
RELATOS
Dejad que los niños se acerquen a mí
El más pequeño es el más grande
PREGUNTAS
¿Merece la pena?
¿Ser maestro de los pequeños?
¿Qué te aporta tu trabajo?
ACCIONES
Preparar bien el trabajo
Ser paciente
Tiempo para enseñar a otros
MOMENTOS
Mi primer día de clase
Conversaciones sobre el mundo
Mirando el mundo de hoy
en la escuela se necesita paciencia

Es fundamental en mi vida diaria. Me levanto pensando que soy educador y termino el día recordándomelo a mí mismo. Algunas veces siento que es una responsabilidad máxima, pero siempre permanezco agradecido.

¿Qué supone para mí? Un esfuerzo constante por la cualificación personal y profesional. Más lo primero que lo segundo. Es un camino de paciencia, de entrega callada y de amor continuo. Este era el lema de Calasanz cuando empezó, decidado a todos los educadores: amar y tener paciencia, empezando por los más pequenos.

 

Estar en la escuela es siempre un reto personal y espiritual, vivido desde la fe. Personalmente porque pone me pone en contacto con otras personas, especialmente con quienes van creciendo y porque tengo que clarificarme en aquello que realmente quiero alcanzar: extraer de cada muchacho lo mejor. Y espiritualmente porque me obliga a un continuo discernimiento: preparar las clases también conlleva oración, aprender a arriesgar, evaluar y avanzar con humildad para mejorar continuamente.

Mi pasión es la Cultura Clásica. En ella intento ofrecer también una visión de la persona y posibilitar el crecimiento de cada uno de forma integral.

para no quedarse en palabras
La paciencia se engrandece cuando somos conscientes del bien que hacemos a los demás con ella. Aunque hay veces que no comprendemos bien por qué sucede esto o aquello, y más cuando estamos con personas delante, es fácil intranquilizarse y perder el ánimo. La paciencia, el arte que espera el momento oportuno, no significa abandonar los propios criterios. ¿A ti qué te sucede: cambias con facilidad o sabes aguardar y conservar aquello en lo que crees? Una oración bonita en la Palabra, que ayuda a perseverar, es que "la paciencia de Dios es nuestra salvación".
Esta es nuestra vida de escolapios. Te presentamos esos momentos en los que se ha hecho realidad aquello de lo que hablamos: su presencia, nuestro servicio, nuestra libertad y vocación.