CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
Comunidad
Fraternidad
RELATOS
Mirad cómo se aman
Venid a mí los cansados
Id de dos en dos
PREGUNTAS
¿Puedes vivir así?
¿Con quién iré?
¿Con ellos?
ACCIONES
Celebrar la Eucaristía
Hablar de Dios continuamente
Un tiempo de experiencia
MOMENTOS
La experiencia de la diversidad
Despedir a un hermano
Rezar juntos
Vivir con el P. Ambrosio

Más de un joven insiste en lo mismo: "¿Eres capaz de vivir con... si te saca la tira de anos? ?Cómo te arreglas, cómo...?" Yo de vez en cuando respondo que no sé cómo me aguantan o quieren o confían en mí. No es cómo lo vivan ellos, es cómo lo vivo yo y lo percibo.

Pues voy a responder con algo sencillo. La vida del P. Ambrosio. Un hombre sencillo, siempre dispuesto al trabajo, un orante incansable, un hombre profundo y cordial, con sus cosas, como todo.

Viví con él sólo un ano y medio. Y ha dejado en mí una huella imborrable. Por su testimonio y sus palabras. Su conversación era preferible a cualquier película, a pesar de estar un tanto sordo. Pero se acostaba pronto. Normal, tenía por entonces 4 veces mi edad.

Sólo un detalle. Celebrábamos juntos la Eucaristía prácticamente todos los días en nuestra capilla, en Cercedilla, en plena sierra. Había un canto que le encantaba, y todos los días... repetíamos. El canto es una oración conocida de la tradición, pero con música actual, que yo tocaba con guitarra. Escucharle era hermoso.

Pero algo más. Era el ecónomo. No él, yo, con un cuarto de su vida vivido. Descubrí así muchas cosas, pero sobre todo que era muy, muy austero y generoso. Pero también que podía cuidarle comprando la fruta que comía todos los días. Era mi velado detalle, un regalo para él.

Al P. Ambrosio, de mi parte y de cuantos hemos compartido con él algo de vida: "Gracias y que Dios le bendiga ya en el cielo."

para no quedarse en palabras
¿Crees que soy especial? ¡Pues así lo creo! No porque tenga nada que otros no puedan tener, pero sí por las personas con las que he convivido y que me han acompañado. ¿Tú aprovechas esas oportunidades? ¿Conoces a alguien que realmente te llame la atención por su vida, por lo que hace o ha hecho? ¡Acércate y dialoga con ella! ¡No te quedes a las puertas!
Esta es nuestra vida de escolapios. Te presentamos esos momentos en los que se ha hecho realidad aquello de lo que hablamos: su presencia, nuestro servicio, nuestra libertad y vocación.