CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
Votos
Encarnar
Santidad
RELATOS
Ven y sígueme
El buen combate
"En mi nombre"
PREGUNTAS
¿Qué imagen doy a los demás?
Señor, ¿cómo me llamas?
ACCIONES
Vivir contracorriente
Diez irrenunciables
Signo de lo que Dios ha hecho
Seña de identidad personal
MOMENTOS
Dialogando con mi maestro
Profesión solemne
Vida de consagrados
Conocer las constituciones de la Orden
Votos religiosos, hablando en general

Son cuatro nuestros votos: pobreza, castidad, obediencia y educación. ?Pero qué supone vivir así?

Es un estilo de vida y de hacer las cosas. Se concreta en el día a día. La pobreza me ha ayudado a vivir todo desde el lado de quienes no tienen, y es el mejor modo de compartir. La castidad, ese amor privilegidado, en una sociedad como la nuestra donde se ama "a uno mismo" más que a nadie, supone entregar lo más valioso que se tiene a los demás: los propios dones.

La obediencia es la mejor manera de escuchar lo que Dios quiere, porque demanda el diálogo y exige actitud abierta, no quedarse sujeto a la propia opinión. La educación... lo tine todo y ensena a aprender las cosas como Dios quiere que las contemos a los pequenos y jóvenes.

Un detalle. Me preguntan si me casaré con frecuencia. Respondo: no podría vivir como vivo. No rechazo el matrimonio, ni el amor, sino que estoy enamorado de esta forma de vida que Dios me ha concedido. Enamorado de Dios y la libertad que me da, de la confianza con la que vivo, de la entrega que supone. No rechazo nada, estoy "agarrado" a las cosas de Dios.

para no quedarse en palabras

¿Cuáles son las claves de tu vida? Si tuvieses que elegir cuatro cosas fundamentales, que dan sentido y vertebran todo, ¿cuáles serían? Esto son los votos para los religiosos, aprovechando la sabiduría de la Iglesia reflejada desde el Evangelio.

Con tu vida delante, sé sincero: ¿Con qué te identifica la gente que te conoce? ¿Eso te ayuda a crecer como cristiano? ¿Tu referencia es...?

Esta es nuestra vida de escolapios. Te presentamos esos momentos en los que se ha hecho realidad aquello de lo que hablamos: su presencia, nuestro servicio, nuestra libertad y vocación.