Momentos escolapios: Orar y actuar

 

 

 

Es su conjunción la que revela, en nuestro caso al Señor presente, cercano, actuante y operante. Es la historia en la que ambas buscan equilibrio la que se convierte en plataforma de la historia de salvación. Nunca por separado, nunca aisladamente.

Y sin embargo, resulta un equilibrio complicado de guardar. Curiosamente, al menos a mí, es en los momentos de mayor trabajo cuanto más se desea orar y a la inversa. Será que una y otra "figuras" se demandan mutuamente. Así creo yo.

Todos deberíamos tener una experiencia similar en nuestra vida, un tiempo prolongado para afianzar cimientos, para conocer de verdad la Palabra, el Evangelio, para el trato personal e íntimo con Jesús, para descubrir nuestro carisma y después entregarlo. ¿Por qué no?

PP. Escolapios -EPV