Momentos: Mirar al joven

 

 

 

Como escolapio reconozco que la mirada hacia ellos es de especial ternura. Les veo como "ovejas sin pastor", lo cual no es una crítica a las ovejas sino a la ausencia de personas con propuestas a su alrededor. Les miro sin muchas posibilidades de ocio, sin nadie que les abra caminos en sus propios andares, sin gente que esté dispuesta a escucharles de corazón y con comprensión. Bienaventurados los que tienen la mirada limpia, los limpios de corazón. Encontrarán entre los jóvenes un mundo abierto a su vocación donde ser felices.

para no quedarse en palabras

¿Tú cómo les miras o cómo te miras?

PP. Escolapios -EPV