CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
Proyecto personal
Hacer memoria
Buscar acompañante
MOMENTOS
Toca decidir qué hacer
¿Cómo late mi corazón?

En el gimnasio, las máquinas de hacer ejercicio cuentan las pulsaciones. Cuanto mayor tiempo esforzándose continuamente, más latidos. Cuanto más fuerza se hace, más latidos.

Algunos músculos parecen estar sin ejercitar, y también eso hace que vaya más rápido.

Pero ir más rápido no es síntoma de algo bueno. Es preocupante. El corazón no está hecho para todos los ritmos, ni se le pueden pedir excesos.

Como es tan delicado, y algunos no se fían, llevan sus propios pulsómetros. Se han dado cuenta del núcleo que conduce y fortalece su vida. Pero no del secreto de la felicidad, ni de la fuente de la alegría, ni del sentido que tiene que ese corazón siga latiendo.

El amor también provoca arritmias cardiacas. Tenemos dos corazones que se comunican. Uno está ahí, donde todos sabemos. El otro... ¿dónde está puesto el otro? Los poetas dicen que se lo han entregado a su amada, porque donde está puesta nueva vida, allí donde nos jugamos lo mejor que tenemos, allí donde cada día encuentro a Dios... allí está mi corazón. Unos dicen que tienen el corazón "roto", otros que está "partio", otros que "herido"... y por eso sufren.

El corazón es el centro de la vida. Por eso se resiente con facilidad. Al principio no, porque parece que hay fuerzas para todo. Pero no tarda en mostrar que "ha sido maltratado", que se ha usado para lo que no se debe.

para no quedarse en palabras

¿Cómo diseñarías un menú sano para tu corazón? ¿Cuál crees que es el ejercicio que más le conviene? ¿No te has dado cuenta de que para correr primero hay que caminar?

Una tabla de ejercicios para empezar: 10 minutos de oración, levantar a otras personas que están caídas, empujar proyectos hacia delante, refrescarse con agua de vida cada poco, y cantar siempre que puedas, para no perder el ritmo.

Comentarios
Adri (España)

La primera edición me gustó mucho. A esta última le he estado echando un vistazo. Muy bueno lo de las inquietudes y lo del corazón. Ahora que estoy estudiando Anatomía Humana, se diferencian muy bien los dos corazones: uno, el de las aurículas y los ventrículos, y el otro, en el que Él vive, según mi opinión.
Vuelvo a decir que la sección "para no quedarse en palabras" ayuda mucho.