CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
Proyecto personal
Hacer memoria
Buscar acompañante
MOMENTOS
Toca decidir qué hacer
¿Diversos amores?

El amor es un gran jaleo. La palabra confunde y la realidad no ayuda mucho. En anuncios de televisión, en series, en películas, en libros, en internet, en mi diario... En todas partes aparece: "Me aman o no me aman", "Amaré", "Me amarán"... Son preguntas, son exclamaciones, son afirmaciones y negaciones... Todo el rato, amor: familia, amigos, prójimo, pequeños, a mí mismo, a la pareja, a Dios... ¡Cuántos amores! ¡Qué diversos!

Pero con tantas complicaciones, siempre alguno se pierde y llega a esta pregunta... ¿con cuál me quedo? ¿Y por qué quedarse con uno en especial?

Antes de empezar a seleccionar, un breve apunte: No todo lo que parece amor, realmente lo es. Y aquí es donde viene el problema y todo el sufrimiento del hombre. No por seleccionar entre amores, sino por confundir el amor con aquello que se le parece. Cuando se habla de amor, también se habla de entrega. Entonces entendemos "la entrega" en la familia, "la entrega" entre amigos, "la entrega" a Dios y de Dios, "la entrega" al prójimo. Y no hay problema. A todos se les puede "amar" y "entregarse" sin que uno quite lo otro. Y también se dice que el amor es "fuerza que une", y así ocurre en la familia cuando hay "amor", entre los amigos, en la pareja y con Dios.

Sin embargo, otros amores ni dan fuerzas ni entregan. Y entonces descubrimos que el verdadero amor, sólo se puede vivir entre personas. Porque no hay "amor verdadero" con el dinero, con el trabajo, con la televisión, con ... Porque no es posible. El amor es un continuo diálogo entre alguien que ama y despierta en el otro el amor para amar. Este gran grupo de falsos amores es peligroso cuando se tratan a personas como cosas, y creyendo que estamos queriéndolas, realmente nos estamos situando a otro nivel. Se ama a una persona como una cosa cuando no se abre su libertad, o cuando nos hacemos dependientes de ella, o cuando parece que es lo único que tenemos, o cuando no dejamos que sea ella misma o no nos deja ser nosotros mismos.

Esto que parece tan evidente, en el día a día es un gran misterio. Personas que anteponen "las cosas" a "otras personas" y les dedican tanto tiempo y esfuerzo que al final, cuando llega el momento de amar de verdad, están vacíos. Y es que sucede algo enorme: el amor libera para continuar amando, pero quien se "queda atado" creyendo que está amando

para no quedarse en palabras

Si lo vives... pocas palabras más. ¿Qué tal si eliges con cuáles te quedas? Tu gran amor y tu gran "falso amor". No te confundas, porque puedes confundirte con facilidad. Si eres valiente, lo mejor es que lo hables con alguien más.

Comentarios
Nata (España,15s)

Encuentro importantísimo diferenciar entre los verdaderos y los falsos. Sencillamente esencial. No podemos alimentarnos eternamente de esos falsos amores sin sentirnos vacíos. Como cristiana en un determinado momento elegí el verdadero amor como forma de vida, pero desgraciadamente no puedo evitar dejarme tentar por todos esos "falsos amores" de vez en cuando que nos ofrecen felicidad barata, momentánea y finalmente vacía.

Gracias por todas las reflexiones, aunque sólo comente una, las leo todas ;)