CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
Proyecto personal
Hacer memoria
Buscar acompañante
MOMENTOS
Toca decidir qué hacer
¿Engaños?

Como palabra, sin más, es fácil de definir. Sin duda, sabes a qué se refiere. Y también es fácil de vivir. Aquí comienza lo peligroso. Ser engañado duele, engañar a otros muchas veces se justifica por diversos motivos... ¿pero engañarse a sí mismo? ¡Esto está tirado! Cuando lo vemos en los demás es fácil de reconocer. En las películas, aún con mayor claridad porque meses o días se agolpan en dos horas. Pero qué difícil se hace reconocerlo de uno mismo.

Se engañan a sí mismos aquellos que no reconocen su debilidad, que no conocen su vocación, que se confían y bajan la guardia ante aquello que les rodea. Se engañan aquellos que creen que pensar es darle vueltas a las cosas.

Y todos los que se engañan también necesitan "ser sacados" de esa mentira que poco a poco les va envolviendo. Y les envuelve hasta el momento en el que se preguntan quiénes son. Entonces, de forma personal, comienzan a mirarse a sí mismos. Sin la presión de "fuera", sin esos "demás que les miran". La aventura empieza.

El engaño viene acompañado, y es lo primero que hay que saber adivinar. Está acompañado del motivo por el que empezó: el miedo, la vergüenza, la falta de estima personal, el afán de reconocimiento, el orgullo o la soberbia... pero también de debilidad y dolor, de sufrimientos que deberían ser curados. Creemos en principio que engañándonos se solucionan, pero regresan con más fuerza y ocultos bajo otros rostros.

Del engaño hay que salir. Pero sólo existe una tijera que con Verdad puede romper la madeja: el Amor. Ante quien nos ama no tememos dejarnos iluminar. Y sólo lo haremos ante quien nos ama.

para no quedarse en palabras

¿Te has sentido engañado alguna vez? ¿Y a ti mismo? ¿Qué puede sacarte de esa situación?

Comentarios
¿Serás tú?

Todavía no ha sido comentada. Te esperamos.