Preguntas: ¿Entras en mi casa?

Un castillo. Con múltiples defensas. No una puerta sencilla de abrir. Una fortaleza con murallas, con puentes levadizos, con soldados apostados en torres. Y también con capacidad para atacar a cualquiera que se acerque sin ser esperando, a quien se atreva a aproximarse demasiado. Pero el corazón del castillo, las estancias interiores... permanecen al margen y seguras.

Allí es donde Dios quiere llegar, sin quedarse en las antesalas. Llegar a lo más profundo de nuestra vida. ¿Entra? ¿Se lo permites?

seguir >>>

 

 

¿Qué ha quedado en tu vida de la Navidad? ¿Con qué te quedas para "guardarlo en el corazón y no dejar que nadie te lo robe"? ¿Qué provoca que algo llegue tan dentro?

PP. Escolapios -EPV