CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
Proyecto personal
Hacer memoria
Buscar acompañante
MOMENTOS
Toca decidir qué hacer
¿Hacia dónde ir ahora?

Comienza el nuevo curso y damos los primeros pasos. ¿Hacia dónde nos llevarán? O mejor, ¿hacia dónde queremos que nos lleven?

Hay pasos este año que los daremos porque otros nos obliguen, porque no podamos luchar contra las circunstancias. Pero otros dependerán de nosotros, y serán probablemente los más importantes, los que más recordaremos...

Con aquellos pasos a los que no podemos enfrentarnos, la única herramienta que tenemos es aceptarlos. Y existen dos palabras que nos ayudarán: resignación, que es esa aceptación que se somete y no hace nada más; y personalización, que es esa acogida que intenta hacer propias las circunstancias pero moviéndose para que no dañen.

Los pasos que podemos dar deberían ser el centro de nuestras preocupaciones. ¿Hacia dónde ir ahora? Hemos llegado hasta aquí y tenemos un curso por delante.

Esta pregunta es la gran prueba de que la libertad tiene que crecer poco a poco.

para no quedarse en palabras

Estás a tiempo de inicar un proyecto personal para el curso. Será de utilidad para manter tus pasos firmemente, impidiendo que sean las circunstancias, el tiempo u otras personas quienes decidan por ti.

Un proyecto personal tiene diversas partes: tus objetivos, tus medios, tus tiempos. Puedes iluminarlo con una Palabra o un acontecimiento que te parezca significativo. Y también es evaluable. Aunque para esto último es mejor que busques alguien que te pueda ayudar.

Lo más peligroso de un proyecto es encerrar a Dios en Él. Quien hace bien un proyecto también sabe dejar hueco al Espíritu y la libertad. Quizá es aquí donde muchos proyectos fracasan.

Las preguntas tienen una fuerza especial. Nos abren un camino nuevo, nos inquietan, nos despiertan a la realidad. Son inseparables de la vida humana y de la vida espiritual. Nos hacen preguntas, pero sobre todo "nos hacemos preguntas a nosotros mismos"..