CONTINÚA
TU VIAJE
PALABRAS
RELATOS
PREGUNTAS
ACCIONES
Proyecto personal
Hacer memoria
Buscar acompañante
MOMENTOS
Toca decidir qué hacer
¿Quién soy?

Actuamos de forma tan diferente dependiendo del momento y la situación, de las personas que tenemos delante, que hay veces que no es fácil poder responder a esta pregunta.

Y con quienes compartimos esta inquietud nos dicen: "Sé auténtico". Pero respondemos: "Es que no siempre puedo."

Y otra vez a empezar. Pensamos que no nos comprenden, nos sentimos solos... ¡tanta ignorancia no es posible! Y protestamos porque nadie nos dice

lo que nadie puede decirnos. Porque si no somos capaces nosotros, ¿quién podrá hacerlo? Claro que nos gustaría ser capaces de solucionar esto de golpe. De hecho, algunos lo ensayan: "Yo soy mi trabajo", "Yo soy una herencia genética", "Yo soy mi carácter", "Yo soy esto que quiero ser", "Yo soy aquí esto, allí esto otro", "Yo soy lo que pienso", "Yo soy un cúmulo de sentimientos y, a veces, de hormonas." O con grandes generalidades: "Yo soy persona", "Yo soy cristiano".

Así día tras día, cada vez que nos presentamos. Y continuamos el engaño hasta que nos paramos de golpe a preguntarnos: "Sinceramente, quién soy." Y entonces nos damos cuenta de que esta pregunta es increíble. Me crezco y me doy cuenta de que soy más que cualquier circunstancia, pero que me ayudan a ser. Soy más que cualquier trabajo, pero el trabajo me puede ayudar a ser lo que soy. Me parece que soy más que mis sentimientos, pero me demuestran que estoy vivo. No soy mis ideas, pero las tengo y me conducen.

 

para no quedarse en palabras

Elige tres palabras que sean fundamentales. No más. Y no dejes que sean otros quienes te las digan.

Las preguntas tienen una fuerza especial. Nos abren un camino nuevo, nos inquietan, nos despiertan a la realidad. Son inseparables de la vida humana y de la vida espiritual. Nos hacen preguntas, pero sobre todo "nos hacemos preguntas a nosotros mismos"..