Relatos: Junto a la Cruz

Pocos lugares pueden ser tan poco deseables para la razón como la Cruz. Y pocos lugares también tan nítidos para conocerse a sí mismo como a sus pies. Millones de jóvenes han adorado la Cruz, dejándose traspasar por una verdad intensa proclamada a sus pies: Verdaderamente, era Hijo de Dios.

Sin embargo, al tiempo que se mira, que se adora, que se entra en diálogo con ella, se produce en nosotros un gran desvelamiento y aparece...

seguir >>>

 

 

 

 

para no quedarse en palabras

Busca un lugar para adorarla. Sentarte tranquilamente y entrar en su diálogo.

PP. Escolapios -EPV