Relatos: Mandato

En el Evangelio encontramos que para ser libres, debemos obedecer. Al mandato del amor, nos queda una respuesta obediente o desobediente. Igual que otras cosas, como la de decir la verdad siempre, o estar más pendiente de los débiles que de nuestro propio dinero. Son mandatos que se acumulan unos detrás de otros, y para los amantes de las listas una fuente de inspiración ética y moral. ¿Es esto lo que el Evangelio quiere? ¿Listas y listas de cosas a cumplir?

seguir >>>

 

 

 
para no quedarse en palabras

¿Cómo recibes tú la Palabra de Dios? ¿En qué apoyas tu obediencia?