Relatos: "Mi elegido, a quien amo."

 

Darle a Dios la oportunidad de hablar es arriesgado. Muchos prefieren ocultarse en sus mediocridades y miedos antes que enfrentarse con tanto cariño. Quienes no se han sentido amados por Dios, no saben de qué va todo esto.

Es semejante a ese momento en el que dejamos que otros, que nos quieren y sentimos cercanos, nos digan quiénes somos para ellos. De su boca sale palabras de amor, de ánimo, de reconocimiento.

seguir >>>

 

para no quedarse en palabras

¿Qué has escuchado de Dios para ti? ¿También tú buscas quién eres? ¿A quién preguntas?

PP. Escolapios -EPV