Relatos: Tibieza, ni frío ni caliente

Frío o caliente, o te mojas o te quedas fuera. Desde la orilla o en la profundidad del mar.La vida misma obliga a decidir. Cada decisión es un ejercicio de la libertad que nos limita a nosotros mismos. Y la libertad humana consiste precisamente en este arte, en el de limitarse a sí mismo dentro de aquello que considerarmos lo mejor para nuestras vidas. Es nuestra libertad, es nuestro misterio, no nuestra condena.

El apocalipsis nos invita a la elección radical, la que no tiene intermedios, la que no es vacilante y arriesga. La que da todo, no sólo lo que sobra.

seguir >>>

 

 

 

 

para no quedarse en palabras

No seas indiferente. ¿Qué ocurrirá si dejas a Dios entrar en tu vida y confías en él de verdad, con todas las consecuencias? ¿Dónde te conducirá?

PP. Escolapios -EPV